Concepto

Un libro electrónico es cualquier forma de fichero en formato digital que, como tal, puede descargarse en dispositivos electrónicos para su posterior visualización. Se trata de un archivo digital que precisa de un elemento adicional para su visionado, el dispositivo lector, que debe contener un programa adecuado para la lectura del documento. Puede incluir elementos textuales, gráficos, sonoros y visuales integrados y visualizables según el dispositivo de consulta: ordenador, lector electrónico, tableta u otro.

Hasta la fecha, el término libro electrónico ha sido utilizado de muy diversas maneras para describir dos realidades diferentes. Por una parte, se refiere a un dispositivo de lectura, un aparato creado específicamente para ese propósito, sobre el cual se lee el texto digitalizado con programa de lectura apropiado. Pero el término también puede referirse a un texto electrónico que se lee directamente en el PC, usualmente vía Internet, o en cualquier clase de dispositivo. En otras ocasiones, el término se refiere a los dos casos anteriores combinados.

La Real Academia Española ya incorporó el término en la versión digital de su Diccionario en el verano de 2010 y en la versión impresa publicada en Octubre de 2014. Contempla dos acepciones: dispositivo electrónico que permite almacenar, reproducir y leer libros, y libro en formato adecuado para leerse en ese dispositivo. Figura bajo la palabra libro, como una más de las formas complejas asociadas a esta entrada. El problema de esta definición es que conserva la ambigüedad en los usos del término. Más clarificadora es la propuesta de la Fundación del Español Urgente que propone traducir el anglicismo e-book como libro electrónico para referirse a los contenidos, y calificar como lector de libros electrónicos el dispositivo que permite su lectura.

 Por otra parte con motivo de la reforma de reforma de la legislación de Depósito legal en España, en julio de 2011, se introduce la definición de libro electrónico, según la cual se define al libro como: Obra científica, artística, literaria o de cualquier otra índole que constituye una  publicación unitaria en uno o varios volúmenes y que puede aparecer impresa o en  cualquier soporte susceptible de lectura. Se entienden incluidos en la definición de libro, a  los efectos de esta Ley, los libros electrónicos y los libros que se publiquen o se difundan  por Internet o en otro soporte que pueda aparecer en el futuro

 

Análisis

La evolución de la edición electrónica en general y de los libros electrónicos en particular evidencia un proceso de continuo crecimiento y aceptación social. Algunos de sus hitos constitutivos son los siguientes.

  • 1969 Se crea el código ASCII, el primer sistema de codificación informático. 
  • 1971 Michael Hart lidera el Proyecto Gutenberg, que busca digitalizar libros y ofrecerlos gratis. 
  • 1974 Internet da sus primeros pasos. 
  • 1977 Se crea el Unimarc como formato bibliográfico usual. 
  • 1983 Despega Internet. 
  • 1984 Se instituye el copyleft para los programas y aplicaciones. 
  • 1990 La Web impulsa el desarrollo de Internet. 
  • 1991 El Unicode se convierte en un sistema de codificación para todos los idiomas. 
  • 1993 La Online Books Page crea el primer repertorio de libros electrónicos gratuitos. Adobe lanza el formato PDF y el Acrobat Reader. Mosaic es el primer programa de navegación en la Web. Aparece Bibliobytes, un proyecto de libros digitales gratuitos en Internet. La Online Books Page inventaría los los libros electrónicos gratuitos. Zahur Klemath Zapata registra el primer programa de libros digitales, Digital Book v.1, y se publica el primer libro digital, Del asesinato, considerado como una de las bellas artes, de Thomas de Quincey. Digital Book lanza a la venta los primeros 50 libros digitales en disquete en Colombia en formato Digital Book (DBF).
  • 1994 Cada vez hay más textos disponibles en la Web, y los editores comienzan a utilizar la Web como instrumento de marketing. Aparece el primer sitio web de biblioteca en línea. 
  • 1995 Se crea Amazon.com, la primera gran librería en la Web. La prensa se pone en línea. 
  • 1996 Se crea la primera PDA, Palm Pilot. Se crea el Internet Archive, iniciativa para conservar la Web. CyLibris es el pionero francófono de la edición electrónica. @folio es un proyecto de lector portátil de textos abierto. Algunos editores se lanzan a Internet. El Proyecto Gutenberg alcanza los 1.000 libros digitalizados. La meta es un millón. 
  • 1997 Los investigadores del Media Lab del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) crean la compañía E Ink para desarrollar una tecnología de tinta electrónica. La Biblioteca Nacional de Francia crea la sección digital Gallica. Se celebra un coloquio sobre la convergencia multimedia. Empieza a generalizarse la edición electrónica. Se pone en línea el primer diccionario de acceso gratuito, el Logos Dictionary. 
  • 1998 Se lanzan los primeros lectores de libros electrónicos: Rocket eBook y SoftBook. Surgen sitios en Internet que venden libros electrónicos, como eReader.com y eReads.com. 
  • 1999 Se crea el formato OeB como estándar de libro digital. Britannica.com es la primera enciclopedia anglófona de acceso libre. WebEncyclo es la primera enciclopedia francófona de acceso libre. Prosperan las bibliotecas digitales. 
  • 2000 El Million Book Project quiere proponer un millón de libros en la Web. Mobipocket se dedica a los libros digitales para PDA. Stephen King autopublica su novela Riding Bullet en línea. Microsoft lanza el formato LIT y el Microsoft Reader. El portal Handicapzéro demuestra que Internet es accesible para todos. La librería Numilog se dedica a vender libros digitales. Distributed Proofreaders digitaliza los libros de dominio público. La Public Library of Science lanza revistas en línea gratuitas. La versión digitalizada de la Biblia de Gutenberg se pone en línea. 
  • 2001 Se crea la Wikipedia, la primera gran enciclopedia colaborativa gratuita. Creative Commons renueva el derecho de autor y lo adapta a la Web. El Grupo Planeta realiza el primer movimiento de las grandes editoriales lanzando la librería Veintinueve.com, que cierra poco después tras un gran fracaso. Todoebook.com abre como el primer distribuidor de libros electrónicos en español. 
  • 2002 La Web se convierte en una vasta enciclopedia. Las editoriales Random House y Harper Collins comienzan a vender versiones electrónicas de sus títulos en Internet. E Ink presenta el prototipo de la primera pantalla con esta tecnología. Esta pantalla es comercializada en 2004. 
  • 2003 Las clases del MIT Open Course Ware están a disposición de todos. 
  • 2004 Google lanza Google Print para rebautizarlo como Google Books. El Proyecto Gutenberg Europe será multilingüe. Los autores están creativos en la Web. Amazon.com recompra la sociedad Mobipocket. La Open Content Alliance lanza una biblioteca digital universal. 
  • 2005 Amazon compra Mobipocket en su estrategia sobre el libro electrónico. 
  • 2006 El catálogo colectivo WorldCat se vuelve gratuito en la Web. Microsoft lanza Live Search Books, pero lo abandona en seguida. Sony lanza el lector Sony Reader. En septiembre de 2006, Sony lanzó al mercado de Estados Unidos el lector Sony PRS (Portable Reader System) 500, un dispositivo para leer libros electrónicos que utilizaba una pantalla con una tecnología desarrollada por E-Ink Corporation que se llamó papel electrónico. 
  • 2007 En octubre de 2007 Booken presentó el CyBook Gen 3, el primer dispositivo E-Ink que se comercializó en Europa. A los pocos meses, Amazon comenzó a vender en su página web el Kindle, un lector electrónico desarrollado por ellos para la lectura de los libros electrónicos que vendían en su página con DRM. En España, Grammat lanza el Papyre. Citizendium crea una enciclopedia en línea colaborativa. La Encyclopedia of Life hace un inventario de todas las especies vegetales y animales. La fundación El Libro Total pone al servicio del mundo un nuevo concepto de biblioteca y libro digital. Zahurk Technologies Corp, dueña de la tecnología Digital Book, lanza la primera biblioteca de libros digitales para su lectura en Internet, Biblioteca Klemath, al igual que LosLibrosDigitales y Digitalbook. Junto a Kindle, son varios los dispositivos que funcionan ya con tinta electrónica: Sony, Bookeen, iRex, Tianjin Jinke Electronics Co, eRead Holding Co, Polymer Vision y Fujitsu Frontech Limited. 
  • 2008 Hachette Livre recompra la sociedad Numilog. Google Books propone un acuerdo a las asociaciones de autores y editores. Se crea Europeana, la biblioteca digital europea. Adobe y Sony hacen compatibles sus tecnologías de libros electrónicos (Lector y DRM). Sony lanza su PRS-505 en Reino Unido y Francia. 
  • 2009 Amazon lanza el Kindle 2. Neotake lanza su buscador de libros electrónicos. Se lanza Booq, el primer libro electrónico español. Wolder lanza el Boox, el primer lector de libros electrónicos con Wi-Fi y pantalla táctil. Se celebra la primera feria del libro electrónico, organizada por el Foro Internacional de Contenidos Digitales (Ficod). En ella, se darán cita editoriales especializadas en contenidos digitales, como es el caso de Grammata, Edicat, Bubocky Leer-e; además, se realizarán talleres y mesas redondas en las que se discutirá el futuro de la edición digital, los libros electrónicos y, no puede faltar, el multimencionado libro electrónico. 
  • 2010 Apple lanza el iPad y comienza a vender libros electrónicos. Kindle saca el Kindle 3. Se produce la renovación de los dispositivos de lectura. Todos aceptan el formato ePub, desarrollado por el International Publishing Digital Forum (IDPF), que comienza a erigirse en el estándar de publicación. Se consolidan las plataformas de venta de libros electrónicos. En España nace Libranda, plataforma de distribución integrada por los principales grupos editoriales españoles, que integra algunas de las tiendas de libros electrónicos más importantes, como Laie, Todoebook, El Corte Inglés, Leer-e, Casa del Libro, etc. 
  • 2011 Amazon y Google ebooks se instalan en España. Aparece el Ipad 2. Amazon, Sony, Kobo y otras marcas comienzan a competir con Apple en el mercado de las tabletas. La primera lanza Kindle Fire, una tableta de 7” con un coste sensiblemente inferior al Ipad de Apple y con similares prestaciones. Sony saca Tablet S y Tablet P, de 9,4” y 5,5” respectivamente. Kobo anuncia Kobo Vox, con sistema Android, 8GB de memoria interna y pantalla de 7”. Barnes and Noble y Amazon anuncian que ya venden más libros electrónicos que en papel. 
  • 2011 Se desarrolla el formato ePub 3 basado en HTML5. El primer borrador del mismo se presentó en febrero de ese año, y en mayo fue propuesto como una especificación de la IDPF. Esta nueva revisión del formato ePub presenta cambios sustanciales, ya que permite incorporar en los dispositivos de tinta electrónica documentos que contengan audio y vídeo, además de incluir un recurso para convertir el texto en habla y la sincronización de audio y texto entre otras prestaciones. 
  • 2012 Amazon Lanza el Kindle Paperwhite, el primer dispositivo de tinta electrónica con iluminación indirecta en la pantalla.
  • En 2013 crece en todo el mundo la lectura digital. Comienzan a desarrollarse sistemas de suscripción de libros como Scribd, Oyster, y en España Nubico, con cientos de miles de libros disponibles en los dos primeros casos. Aparece el Ipad Air, con menos peso, mayor velocidad de procesamiento y pantalla de retina.
  • 2014. Prosigue el incremento de la lectura digital. Amazon lanza su propio sistema de suscripción Kindle Unlimited que se extiende a Europa a partir de septiembre de 2014. Ofrece mas de medio millón de libros con tarifas de suscripción mensual en torno a los 9 euros. 24 Symbols extiende considerablemente su catalogo. Se consolidan los sistemas de autopublicación en todo el mundo. Los dispositivos móviles se van convirtiendo en soportes de lectura cada vez más importantes.

 

Implicaciones

El desarrollo del libro está adquiriendo una configuración completamente nueva que afecta a todo el sistema del mismo, desde la autoría a la recepción, articulando modelos de negocio y de intervención que discurren por las sendas de los postulados 2.0. Son las propuestas de sociabilización de la autoría, de la producción y de la lectura las que están confiriendo al ámbito del libro un carácter propio, privativo de un nuevo sistema, emergente, pero que va consolidándose en sus prácticas discursivas y sociales, no en cuanto propuestas filosóficas o programáticas, sino en cuanto aplicaciones empíricas de carácter tecnológico.

Los cambios operados en el seno del sector editorial son tan grandes y radicales que uno de los ejercicios más atractivos y socorridos ha sido el de la predicción sobre su futuro. Frente a una situación de relativa estabilidad, con muy pocos cambios, en la que las anticipaciones se referían al mayor o menor incremento de las ventas, a la prevalencia de un grupo u otro, o al fichaje de algún autor de renombre, en la actualidad los cambios afectan a todos los elementos de la cadena de valor del libro, convirtiendo por lo tanto estas actividades predictivas en ejercicios cualificados, en reflexiones que constituyen en sí mismas un género diferenciado, que singulariza gran parte de las intervenciones en blog y sitios web dedicados al mundo del libro.

El mundo del libro impreso ha desarrollado durante 500 años un conjunto de procedimiento que han ido perfeccionando los procesos de creación, producción, distribución y recepción, hasta articular un sistema de relaciones entre los actores implicados perfectamente orquestado, con las funciones y los roles imputables a cada uno de ellos claramente organizadas, arbitrando un conglomerado de actividades cuyo núcleo se instituye en torno a la distribución, clave de todo el proceso. La incidencia sobre el proceso, más que sobre el producto, obedece a dos razones. La primera es que desde la segunda mitad del siglo XX, el producto, los libros, llegaron a unos niveles de legibilidad, de puesta en página de perfección como objetos de lectura como nunca habían tenido antes. Sin ignorar la gran cantidad de obras mal editadas que pudieran circular por el mercado, la tendencia en la mayoría del sector fue la de mejorar el resultado final, independientemente del formato de la obra. De tal manera que tanto las ediciones de bolsillo como las de tapa dura respondían  a unos estándares de calidad absolutamente contrastados, fruto de una industria editorial potente y en permanente desarrollo, cuya competencia había derivado de la cantidad de la oferta a la calidad de la misma. Por lo tanto el principal objetivo de cualquier empresa se orientó hacia la colocación de las obras en el mercado, en el menor tiempo posible, y en los puntos de venta más próximos para el comprador potencial. La distribución se transformaba así en el factor diferencial entre una firma exitosa y otra que no lo era. No es que una buena distribución convirtiera cualquier obra en éxito de ventas, pero una mala distribución si la condenaba al fracaso. Esta fue una de las cuestiones que Amazon comprendió cuando se introdujo en el sector, y su labor de zapa del negocio tradicional provino precisamente de esta inteligencia de las claves de su funcionamiento. Erigir un sistema que garantizaba la entrega de la obra en el domicilio en muy poco tiempo fue la clave sobre la comenzó a levantarse su imperio.

La idea de perfeccionamiento está implícita en la función editorial. Los editores han perseguido siempre la articulación de modelos que lograran productos sofisticados tanto en su presentación formal como conceptual, y al servicio de esta finalidad se fue constituyendo un entramado que se ha ido aquilatando durante los últimos 500 años. Los libros han constituido desde siempre una manifestación viva de precisión en la vinculación continente-contenido en el seno de una economía de prototipos, donde cada producto es singular y diferente de cualquier otro, tanto sincrónicamente como diacrónicamente.

Por lo tanto, si partimos de la premisa de que la edición se ha movido siempre en el seno de la persecución de unos estándares de calidad y perfeccionamiento, nos tendríamos que preguntar cuáles son estos en el ámbito digital. Como afectan a los distintos eslabones de la cadena editorial, cuales son las funciones que cambian, y cuales las que permanecen.

Una de las tentaciones más inmediatas es de la de trasladar de manera mecánica los procedimientos del entorno analógico al digital como si se tratara de un simple cambio de soporte. Como si a lo largo de la historia nos encontráramos ante artefactos culturales y no ante sistemas complejos cuyos derivados son estos artefactos. Por primera vez en la historia de la humanidad nos enfrentamos a un cambio que afecta a los sistemas de producción, a los procesos de creación, y a las formas de recepción, y es en este contexto en el que hay que analizar los cambios. Frente a un sistema en el que se producía una clara división del trabajo entre los diferentes actores del mismo, se vislumbra un escenario en el que muchas de las funciones que antes se discriminaban según un conjunto de competencias meridianamente diferenciadas, ahora adquieren un carácter concurrente, con tendencia a confluir plataformas que incluyen a autores y contenido en la misma medida, acceso a todos los mercados el mundo y experimentación para que los editores puedan probar fórmulas y mecanismos de aproximación a los lectores mediante el intercambio y la participación implícito en todo tipo de redes sociales, lo que les permite discernir y satisfacer las necesidades de sus usuarios, tanto las explícitas como las latentes.

 

Referencias

Amadieu, Frank; Tricot, André. Aprendre avec le numérique. Paris, Retz, 2014

Benhamou, Françoise. Le libre a l’heure numerique: papier, ecran, vers un nouveau vagabondage. Paris, Seuil. 2014.

Cordón García, J.A. La revolución del libro electrónico. Barcelona: UOC, 2013.

Cordón García, J.A. ; Gómez Díaz, R.; Alonso Arévalo, J. Gutenberg 2.0: la revolución de los libros electrónicos. Gijón: Trea, 2011.

Cordón García, J. A.; Carbajo Cascón, F.; Gómez Díaz, R.; Alonso Arévalo, J. (2012). Libros electrónicos y contenidos digitales en la sociedad del conocimiento: Mercado, servicios, y derechos. Madrid: Pirámide.

Cordón-García, J.-A.. “La práctica de la lecto-escritura en el entorno digital. Una transformación en marcha . En: Documentos electrónicos y Textualidades digitales: nuevos lectores, nuevas lecturas, nuevos géneros. / J. A. Cordón-Garcia, R. Gómez-Díaz and J. Alonso-Arévalo. Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2013: 9-12. 

http://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/122816/1/La%20pr%C3%A1ctica%20de%20la%20lecto%20escritura.pdf 

Emerson, Lori. Reading Writing Interfaces: From the Digital to the Bookbound, Minneapolis, University of Minnesota Press, 2014.

Lucía Megías, José Manuel. Elogio del texto digital. Madrid, Fórcola, 2012.

Reading in the mobile era: A study of mobile reading in developing countries. [e-Book] Paris, Unesco, 2014.

http://unesdoc.unesco.org/images/0022/002274/227436e.pdf 

 

 

 

 

Fecha de ultima modificación: 2015-04-11